TENTE

TENTE, UN GRAN NOMBRE EN JUEGOS DE CONSTRUCCIÓN.
Exin, Borrás, Hasbro, Colecciones y Modelos de sus series Astro, Ruta, Mar, Oceanis, Aire, Scorpion, Cosmic, Roblock, Titanium, Alfa, Combi, Variant, Pocket, Mini y Micro.

sábado, 16 de junio de 2018

Dark Warrior Evolution.
Un modelo adaptado.


Dark Warrior Evolution. Cosmic.
Agosto-septiembre de 2015.
Adaptación personalizada del modelo 0762 Dark Warrior, de la serie Roblock, de 1987.

Este modelo transformable no es ni más ni menos que el aprovechamiento de una buena cantidad de piezas huérfanas para componer una aproximación al pequeño Roblock Dark Warrior, dando como resultado una versión libre más colorida. Por diferenciarlo del original, pero sin pretender ocultar su indudable similitud con él, bauticé esta adaptación como Dark Warrior Evolution.



Para construirlo tomé de base la forma del modelo original, utilizando las piezas equivalentes del color original o, en su defecto, de los colores de que disponía, al que añadí algunos accesorios extra, relevantes en algunos casos. Estas diferencias no hacen que se pierda la relación formal y cromática con el modelo de origen. Aún así, en el sentido formal considero que algunas novedades lo enriquecen, mientras que en el sentido cromático creo que pierde carácter.



Utilicé gran cantidad de las piezas del ejemplar del modelo Super Bee de la serie Roblock que adquirí como fuente de reposición de piezas para mi propio ejemplar [ver], que tenía algunos desperfectos por rotura. Así, con la mayoría sobrante, opté por tener una unidad de un modelo distinto que siempre me llamó la atención, aunque fuera modificada. A esto tenía que añadir otras piezas que conservaba como recambio para casos de futuras roturas. Esto último es lo que añadió ese quizá indeseable colorido a Dark Warrior Evolution en comparación con el Dark Warrior original.




A continuación detallo las principales direfencias entre uno y otro y lo que las motivaron:

- Coloreado:
¿Qué hacer si uno no cuenta con las piezas de color oportuno para replicar un modelo y quieres que armonice al menos un poco? Pues eso: lo que se pueda, jaja.



- Recrecido de la parte inferior de la cabina-cabeza:
Dado que no me gusta que la parte abierta de la cabina quede al aire, cerré esa parte añadiendo piezas de 4x1 módulos. Para ese aumento aproveché las cuñas con pegatinas de los pies de algún ejemplar de un Roblock Krator provenientes de alguna compra de piezas más o menos a granel. Todo esto hace que la cabeza pese más. Suerte que, gracias a esas piezas sueltas de que hablo más arriba, contaba con una bisagra roja suelta suficientemente fuerte aún.
A parte de esto, el hecho de que la cabina se recrezca por abajo hace que el plano vertical que queda en modo nave, ligeramente atrasado bajo ella, formado por las plantas de los pies del robot quede más oculto y resulte menos chocante.

- Adición de tubos y cilindros estriados bajo ese recrecido:
Que quedara plana esa parte inferior de la cabeza tampoco me acababa de convencer, así que le añadí ese par de elementos en tonos rojo y amarillo respectivamente.



- Adición de cañones láser finos en los brazos:
Además, tanto esos cañones como los grandes, que sí presenta el modelo original, son piezas de un rojo que no deja de parecerme extraño, así como su cualidad translúcida. Se trata de piezas producidas por Borrás para el barco Titanic que conseguí gracias a un amigo constructor.



- Adición de propulsores en las caderas:
Esos dos propulsores negros opacos modelo Titanium le vienen muy bien para alcanzar altas velocidades espaciales y ser un fiero guerrero negro...



- Ligero enriquecimiento de la espalda:
Con un par de piezas inclinadas de chimenea serie Mar grises en los extremos de las piezas acodadas también grises en esta adaptación. Ya que las tenía de exceso y el modelo tiene más estructuras, le hacían bien.



- Adhesivos particulares:
En estos casos, uno trabaja con lo que tiene disponible; y sobre todo los adhesivos de las alas de las piernas quedan muy oportunos, a los que hay que buscar su origen en algún ejemplar del barco Phoenix, referencia 0641 (de la serie Mar), aunque esas alas llegaron a mí sueltas. El resto de adhesivos se concentran en la cabina, y pertenecen a un Krator, referencia 0798 (de la serie Roblock) [ver].





miércoles, 6 de junio de 2018

Titanium 0453. Deseo metalizado.


TENTE Titanium 0453. Transláser. Exin. 1987.

Aunque me gustó desde que lo viera aparecer en el catálogo de 1987, hacía mucho tiempo que pensaba que este precioso modelo no estaba destinado a formar parte de mi colección. Por suerte me equivoqué; aunque la verdad es que el motivo no fue agradable, ya que fue otro de los modelos que vino acompañando a Captor, de su misma serie [ver]. Transláser es un modelo mediano de la serie Titanium que también vió la luz con la propia serie, en 1987. Se trata de un vehículo verde metalizado semipesado de tres ejes, biplaza, que porta en su parte trasera el motor y una antena parabólica orientable formada por tapas de popa de barco de seis módulos de anchura, que ya entonces tenían un pretil equivalente al de las piezas de proa tan características de la serie Mar. Esta antena es muy similar a la que porta también su hermano de serie Máster Captor [ver], que tiene unas dimensiones en planta casi iguales. Como ya comenté en alguna otra entrada, el tercer eje de ambos está formado por una única pieza que, de haberse aplicado más extensamente en la serie, habría hecho innecesaria la creación de la novedosa y gran pieza que hace de chasis en los automóviles de la serie Titanium.



El modelo original cuenta con 68 piezas, pero este ejemplar traía un par de tubos más de color marrón metalizado, como pequeña mejora que aportó su anterior dueño. También hay que contarle una modificación de color en la pieza que sustenta el vástago de la antena parabólica, que originalmente era gris y se cambió en este ejemplar por blanca. Fui advertido de ambas cosas previamente, y debo decir que aunque el cambio de color de esta pequeña pieza no me pareció relevante, al tener el modelo ya en mis manos me di cuenta de que en color gris le favorecía más que en blanco, muestra de que los diseñadores de Tente lo tenían ya bien estudiado. Por otro lado, observé que en los catálogos las piezas en forma de cuña que arropan la pieza citada en el párrafo anterior son cromadas, mientras que este ejemplar creí entender que las trajo blancas de fábrica.



Con este modelo suman seis automóviles de la serie en mi colección, habiendo aparecido en el primer catálogo nueve e incorporándose cuatro más en el de 1989, de los que parece ser que se hizo poca producción.

jueves, 31 de mayo de 2018

Titanium 0451. Biplaza azul agridulce.


TENTE Titanium 0451. Captor. Exin. 1987.

Mediaba el verano de 2015 cuando un compañero de abatares tenteros comunicó al resto de constructores de los foros en que participo que, por motivos personales no deseados, se veía obligado a deshacerse de la mayoría de sus modelos. Así es como los sacó a la venta entre nosotros, de forma que podíamos ayudarlo en lo económico y él dejaría sus piezas en manos que a ciencia cierta les darían buena vida. Tras una charla telefónica camino del estanco para comprar un nuevo cupón de mi abono transportes, acordamos la transacción. Así es como llegó a mis manos este modelo, de la serie Titanium, nacido en 1987 con ella y con la purpurina característica de dicha serie.



Captor es de los modelos más pequeños de su serie, de igual planta que el bonito biplaza verde Explorion [ver]. Como éste, está compuesto por un gran chasis de base con los ejes de las ruedas integrados sobre el que se encajan el resto de las pocas piezas que lo componen, sumando un total de 36 piezas, piloto incluído.



Por una parte, tiene el motor en la parte trasera, y, por su aspecto, es presumiblemente de explosión. Por otro lado, dado que la serie Titanium está enfocada a vehículos de ciencia ficción, se le presupone un vehículo de exploración planetaria. Uniendo ambos conceptos, si su motor funciona de forma similar a lo que estamos acostumbrados, sería útil solamente en planetas con una atmósfera capaz de hacer viable su funcionamiento, con presencia de oxígeno para mezclarlo con el combustible líquido de turno.



En eso se asemeja a Explorión; pero este ejemplar ha sido ampliado con dos piezas que hacen de sendos depósitos extra bajo el panel solar, en los que podría llevar algún tipo de gas líquido oxigenado o, directamente, propergol.



Vistos su antena de comunicaciones y sus sistemas de autonomía energética (facilitada por sus depósitos de combustible y los paneles de energía fotovoltaica), es lógico pensar que se destinaría a excursiones exploratorias de mayor duración y calado que su hermano verde Explorión; si bien éste parece un vehículo de mayor potencia solamente por contar con seis tubos de escape en su parte trasera, o estar diseñado para planetas con atmósferas de distintas características.



viernes, 25 de mayo de 2018

TENTE Combi nº 2.
Cruce de caminos.


TENTE Combi nº 2. Transporte anfibio. Exin. 1980.

Este pequeño barco de la serie Combi de primera generación es un modelo de solo 41 piezas. En 2014 se cruzó en mi vida no con intención de permanecer en mi colección, sino como moneda de cambio para conseguir otro modelo que realmente sí deseaba: Stratojet, de la serie Astro [ver].



Una vez alcanzada cierta cantidad de modelos y variedad de piezas de Tente, no valoraba ni valoro los modelos tanto en sí mismos como por las piezas que traen, tanto en cantidad como en especificidad. Mi objetivo no es coleccionar modelos en sí, sino, en todo caso, tener la posibilidad de poder construir cualquiera de ellos; pero sin perder de vista que se trata de piezas de plástico por las que, por suerte y por desgracia, no puedo hipotecar mi vida, económica, espacial y temporalmente hablando. Un barquito como este no se encontraba entre mis prioridades para con el juguete, aunque fuera mi juguete favorito, por dos motivos principalmente: se trataba de un barco, que nunca me atrajeron demasiado, y, por tratarse de un modelo militar, su coste me parecía desmesurado para las pocas piezas que lo componen, aunque un par de tipos de ellas sean bastante específicas de los barcos militares.



En este caso, uno de esos tipos de piezas podían interesarme para construir tanto buques militares como para adaptarlas a construcciones de temática de ficción; pero no pagaría lo que se pide habitualmente por este modelo solo por conseguir ese tipo de pieza. Se trata de los pequeños cañones antiaéreos, que en este modelo aparecen en gran cantidad en comparación con su tamaño. De hecho es un modelo de muy alta concentración de piezas específicas, aunque ya contaba con unidades de la mayoría de ellas.



El otro tipo de pieza específico de los barcos militares, y que aparece en muy escasos modelos, es la lancha de desembarco, que está serigrafiada con las letras "LD", iniciales de su denominación. En sí esta pieza me parece estéticamente fea, tanto como los vehículos reales que representea; aunque supongo que tendrá posibles aplicaciones en modelos de otras temáticas, cosa que no he indagado aún.



El resto de piezas son comunes de la serie Mar/Oceanis. Yo no valoraba tanto los barcos militares como parecen valorarlo otros aficionados al juguete, por lo que lo consideré suficiente para trocarlo por un ejemplar de Stratojet, modelo que aprecio bastante más; pero finalmente no fue del mismo parecer el propietario de la nave y no hicimos negocio. Quedó aparcado, esperando una oportunidad de cambio. El tiempo fue pasando, y conseguí por otra vía mi ejemplar de Stratojet, que incluso estaba en mejor estado que el de la anterior negociación fallida, y no vino solo... [ver].



Siguió aparcado, hasta que cuando hube conseguido gran cantidad de mis modelos favoritos amplié un poco mis miras y llegó a mi colección una buena cantidad de barcos. Entonces me decidí a conservarlo en la flota. Entre esos navíos había varios que siempre me parecieron atractivos, aunque en general siempre he preferido con creces modelos de ciencia ficción; pero de ellos escribiré en próximos artículos.

domingo, 20 de mayo de 2018

Arkaner Army.
Adaptación militar de la nave monoplaza verde.


Arkaner Army. Cosmic.
Agosto-septiembre de 2014.
Adaptación personalizada muy modificada del modelo 0465 Arkaner, de la serie Titanium, de 1989.


Este modelo no se basa más que en el aprovechamiento de varias piezas que llegaron a mis manos en distintos lotes en fechas bien distintas.



Las primeras, la cabina y las alas mayores de la nave Arkaner, de la serie Titanium, de las que no recuerdo con qué otras piezas me llegaron. Al principio no me gustaba su color, y las tuve apartadas durante mucho tiempo, valorando si conservarlas o aprovecharlas para algún intercambio debido a que no terminaban de casar con el color del resto de mis otras piezas.



Pocos años más tarde, para mi cumpleaños de 2013, llegaron a mis manos algunas piezas de color verde militar pertenecientes al helicóptero de la serie Escorpión. Me encontraba en la misma situación de difícil combinación con el resto de mis piezas, unido a que algunas de ellas estaban en estado regular por uso, deformaciones, restos de pintura (presumiblemente témpera infantil) e incluso una rotura que no restaba funcionalidad a la pieza que la sufría: la cola del helicóptero.



Como eran mis únicas y pocas piezas de ese color, me debatía entre intercambiarlas o conservarlas precisamente por lo mismo, a pesar de no poder construir nada con ellas dada su escasez y disparidad. Pero, en ese segundo lote de piezas me llegaron también, entre otras de origen incierto, algunas del automóvil Energón, de la serie Titanium, aunque solo dos exclusivas suyas. Me pareció una pena que no fueran más; pero eran las dos rojas que en algunas naves Titanium hacen de patas, y, tenteando un par de años más tarde, pensé que sumándolas a las verdes y algunas otras quizá podría, en forma al menos, aproximar una construcción a la nave Arkaner de que provenían las primeras. ¿Cómo combinarían el verde claro y el rojo?



¿Cómo combinarían? Pues fatal; sobre todo porque eran superficies muy grandes de cada uno de los colores. Estaba usando los patines del helicóptero Escorpión como patas en los extremos de las piezas rojas, lo que también quedaba muy mal, tanto formal como cromáticamente. Iba a desestimarlo y desmontarlo cuando me dije que quizá quitando los patines y sosteniendo la nave sobre las patas sin nada en su base funcionaría mejor; pero aunque lo hiciera, que lo hice, no esquivaba el problema del color. Así que eliminé luego esas patas de color rojo y busqué acercar los patines al fuselaje sin más prolongaciones...



Y así es como llegué a la solución que presenta mi variación Arkaner Army.



Pensaba relacionar en este artículo en detalle las diferencias; pero son tantas pequeñas que no creo que merezca la pena hacer tal esfuerzo. Mejor dejaré que las imágenes hablen por sí solas para que cada uno haga su comparación con la Arkaner original.



Arkaner es un modelo con un extraño atractivo; pero, en mi opinión, aunque resulta bastante más colorida, la variación a la que se dedica este artículo no desmerece. Tanto por su baja altura al aterrizar y sus patines más discretos como por sus alerones de inclinación variable en la cola y los propulsores de sus alas, que parecen más duros, más militares.






martes, 15 de mayo de 2018

Espacio 1999.
Viajes en Luna.


Modelo de creación virtual inspirado en las naves Águila de Espacio 1999. Cosmic.
20 de junio de 2014.

La serie de televisión Espacio 1999, de 1975, fue emitida en España (reemitida, supongo) a principios de los años 90 con la entrada en el país de las primeras emisoras privadas. Desde que la viera entonces me ha tenido en situación de indecisión con respecto a si me gustaba o no, imagino que por su estética anticuada, el argumento y el guión muy elaborados de sus capítulos, y, cómo no, por mi situación personal adolescente. El caso es que yo la veía cada día aunque siempre me decía que le faltaba algo de gracia en el decorado, la vestimenta y la acción de que hacía escasa gala por lo contenida que era. Es de esperar que a mi edad quizá buscase aventuras algo más movidas.



Sus naves no me gustaban más allá de la forma de la cabina. Me parecían de estructura demasiado paralelepípeda aburrida. Como si fueran un puente con esas cerchas tubulares y esas patas de aterrizaje que, por favor, ¡no se recogían al despegar! Este último detalle era prácticamente un sacrilegio para mi concepción futurista de los vehículos espaciales y la velocidad; pero mi concepción no tenía en cuenta que se desenvolvían en un ambiente carente de atmósfera y que, por tanto, no necesitaban de la más mínima forma aerodinámica, así que no importaba si el tren de aterrizaje quedaba fuera, lo que sería energética y estructuralmente más económico. Es más, a día de hoy me sigue extrañando y pareciendo algo feo que las naves que llegaron a la Luna realmente en los años 70 tuvieran formas tan alejadas del aerodinamismo necesario para alcanzar altas velocidades en la atmósfera terrestre; formas que, por ese motivo, relacionamos con la velocidad y a las que estamos acostumbrados no solo en vehículos aéreos, sino también terrestres de carretera.



He encontrado a lo largo de mi vida mucha gente que ignoraba y que ignora la existencia de esa serie en la que una explosión nuclear arrancó la Luna de su órbita a gran velocidad y los astronautas de su base no tenían posibilidad de controlar su viaje por el espacio, y aún muchos años más tarde me ha seguido gustando esa especie de exclusividad de saber de cosas que otros desconocen; cosas minoritarias por las que me llamaban raro, lo que me molestaba bastante hasta hace una década (pocos años después de que dejara de molestarme y empezara a considerarlo un privilegio a pesar de los tonos peyorativos, por motivos de rapiña, el mercado del consumismo puso de moda ser raro, ser freak, freaky o friki y ahora ser raro es otra cosa; aunque el mercado interesado lo ha orientado de tal manera que casi nadie lo ha entendido y en general lo limitan a unos ámbitos más o menos concretos).



De cualquiera de las maneras, hacia 2014 hice algunos bocetos para construir con TENTE inspirándome en las naves Águila de la serie, tomando finalmente para el modelo la cabina cerrada que nació para la serie Titanium en 1988, que es la que más se acerca a esa forma de cabeza de serpiente que tienen las citadas naves. Desde luego, en mi creación solo cabría un tripulante, por lo que su escala proporcional iba a ser muy inferior a las de la serie, en las que cabían más de dos; pero a mí me importa más la similitud conceptual que la formal.


Versión blanca inicial del modelo digital inspirado en las naves Águila de Espacio 1999. Cosmic.
Junio de 2014.

A la primera versión que construí le di color blanco integralmente (excepto a las toberas) para que se semejara más a los modelos de inspiración. Esa versión fue la que presenté al reto TENTExpress de entonces; pero dos cosas me hicieron probar después a darle otros colores: mi imposibilidad de construirla físicamente totalmente en color blanco y el hecho de que así resultaba algo sosa, al menos en la prueba digital. Hice una variación con colores blanco, azul y rojo, y luego otra que quedó como definitiva con tonos neutros solamente.



Para febrero de 2016 ya la tenía por fin construída con piezas reales, resultando ser una nave bastante más alargada de la idea que me hacía con los modelos virtuales. No hay nada como ver las cosas en la realidad.



Para febrero de 2016 ya la tenía por fin construída con piezas reales, resultando ser una nave bastante más alargada de la idea que me hacía con los modelos virtuales. No hay nada como ver las cosas en la realidad.



De igual manera, tuve que modificar de nuevo algunos detalles de color de la misma para ajustarla a mis existencias, ya sean los cromados de las patas como algunas partes previstas blancas que acabaron grises y viceversa, y la placa plana del final del cuerpo, ante la zona de motores, que la preví en color gris claro y quedaba mejor en oscuro.







Nave Águila en el trayecto de una misión.

sábado, 5 de mayo de 2018

Caza de la serie V.
¿"V" de "visitantes" o de "victoria"?


Caza de los visitantes de la serie V con piezas de TENTE. Retoque digital.
Cosmic. 6-8-2013.

Este modelo fue creado para uno de los retos tenteros: construir algo relacionado con alguna serie de televisión. Mi elección fue una de mis series predilectas de la década de 1980: V.


Construcción real con las piezas de que disponía.

Como hiciera con otros, lo comencé a construir virtualmente, pero en esta ocasión tuve que dejarlo a medias y pasar directamente a las piezas físicas, porque los ángulos de algunas partes me empezaron a complicar la construcción en el ordenador. Aún así, no dejó de darme ciertos problemas en la zona del capó para introducir las bisagras que requería, con el espacio más que justo.



En los retos no suelen estar permitidos los retoques digitales, y como no contaba con las piezas oportunas en el color necesario, me vi moralmente obligado a presentar el modelo con los colores surtidos de la construcción original junto a los retoques digitales que hice como muestra de la verdadera intención cromática.



En una de las tomas incluí un muñeco de la serie Titanium que hiciera de piloto del caza. La intención no era otra que poder después darle al conjunto una pincelada más para asemejar su uniforme al de los extraterrestres de la serie de televisión a la que hace homenaje gracias al retoque digital. Obviamente, la nave fue tratada de forma equivalente tanto en esa como en el resto de las tomas.



Pese a que parece un auténtico juguete de la época, es una pena que no tuviera el espíritu de modelo comercializable con que me gusta hacerlos. Esto es así porque, para conseguir un aspecto exterior con suficiente similitud a los cazas de la serie, la sujeción de la carrocería era necesariamente inestable. En manos de un niño poco cuidadoso habría sufrido continuos desmontajes de las piezas que forman las pequeñas alas laterales. Estas piezas con forma casi de letra "L" se sujetaban escasamente gracias a las cuñas redondeadas de las chimeneas de barco de la serie Mar que coloqué detrás en posición vertical, y cuya inclinación coincide con la de el lado largo de la otra pieza. Esto en sí constituye uno más de tantos descubrimientos que se hacen en las relaciones entre piezas del juguete, aún años después del cese de su fabricación. Por desgracia, debido a sus respectivas formas, la presión que pueden hacer unas sobre las otras para sujetarlas es escasa.