TENTE

TENTE, UN GRAN NOMBRE EN JUEGOS DE CONSTRUCCIÓN.
Exin, Borrás, Hasbro, Colecciones y Modelos de sus series Astro, Ruta, Mar, Oceanis, Aire, Scorpion, Cosmic, Roblock, Titanium, Alfa, Combi, Variant, Pocket, Mini y Micro.

viernes, 25 de mayo de 2018

TENTE Combi nº 2.
Cruce de caminos.


TENTE Combi nº 2. Transporte anfibio. Exin. 1980.

Este pequeño barco de la serie Combi de primera generación es un modelo de solo 41 piezas. En 2014 se cruzó en mi vida no con intención de permanecer en mi colección, sino como moneda de cambio para conseguir otro modelo que realmente sí deseaba: Stratojet, de la serie Astro [ver].



Una vez alcanzada cierta cantidad de modelos y variedad de piezas de Tente, no valoraba ni valoro los modelos tanto en sí mismos como por las piezas que traen, tanto en cantidad como en especificidad. Mi objetivo no es coleccionar modelos en sí, sino, en todo caso, tener la posibilidad de poder construir cualquiera de ellos; pero sin perder de vista que se trata de piezas de plástico por las que, por suerte y por desgracia, no puedo hipotecar mi vida, económica, espacial y temporalmente hablando. Un barquito como este no se encontraba entre mis prioridades para con el juguete, aunque fuera mi juguete favorito, por dos motivos principalmente: se trataba de un barco, que nunca me atrajeron demasiado, y, por tratarse de un modelo militar, su coste me parecía desmesurado para las pocas piezas que lo componen, aunque un par de tipos de ellas sean bastante específicas de los barcos militares.



En este caso, uno de esos tipos de piezas podían interesarme para construir tanto buques militares como para adaptarlas a construcciones de temática de ficción; pero no pagaría lo que se pide habitualmente por este modelo solo por conseguir ese tipo de pieza. Se trata de los pequeños cañones antiaéreos, que en este modelo aparecen en gran cantidad en comparación con su tamaño. De hecho es un modelo de muy alta concentración de piezas específicas, aunque ya contaba con unidades de la mayoría de ellas.



El otro tipo de pieza específico de los barcos militares, y que aparece en muy escasos modelos, es la lancha de desembarco, que está serigrafiada con las letras "LD", iniciales de su denominación. En sí esta pieza me parece estéticamente fea, tanto como los vehículos reales que representea; aunque supongo que tendrá posibles aplicaciones en modelos de otras temáticas, cosa que no he indagado aún.



El resto de piezas son comunes de la serie Mar/Oceanis. Yo no valoraba tanto los barcos militares como parecen valorarlo otros aficionados al juguete, por lo que lo consideré suficiente para trocarlo por un ejemplar de Stratojet, modelo que aprecio bastante más; pero finalmente no fue del mismo parecer el propietario de la nave y no hicimos negocio. Quedó aparcado, esperando una oportunidad de cambio. El tiempo fue pasando, y conseguí por otra vía mi ejemplar de Stratojet, que incluso estaba en mejor estado que el de la anterior negociación fallida, y no vino solo... [ver].



Siguió aparcado, hasta que cuando hube conseguido gran cantidad de mis modelos favoritos amplié un poco mis miras y llegó a mi colección una buena cantidad de barcos. Entonces me decidí a conservarlo en la flota. Entre esos navíos había varios que siempre me parecieron atractivos, aunque en general siempre he preferido con creces modelos de ciencia ficción; pero de ellos escribiré en próximos artículos.

domingo, 20 de mayo de 2018

Arkaner Army.
Adaptación militar de la nave monoplaza verde.


Arkaner Army. Cosmic.
Agosto-septiembre de 2014.
Adaptación personalizada muy modificada del modelo 0465 Arkaner, de la serie Titanium, de 1989.


Este modelo no se basa más que en el aprovechamiento de varias piezas que llegaron a mis manos en distintos lotes en fechas bien distintas.



Las primeras, la cabina y las alas mayores de la nave Arkaner, de la serie Titanium, de las que no recuerdo con qué otras piezas me llegaron. Al principio no me gustaba su color, y las tuve apartadas durante mucho tiempo, valorando si conservarlas o aprovecharlas para algún intercambio debido a que no terminaban de casar con el color del resto de mis otras piezas.



Pocos años más tarde, para mi cumpleaños de 2013, llegaron a mis manos algunas piezas de color verde militar pertenecientes al helicóptero de la serie Escorpión. Me encontraba en la misma situación de difícil combinación con el resto de mis piezas, unido a que algunas de ellas estaban en estado regular por uso, deformaciones, restos de pintura (presumiblemente témpera infantil) e incluso una rotura que no restaba funcionalidad a la pieza que la sufría: la cola del helicóptero.



Como eran mis únicas y pocas piezas de ese color, me debatía entre intercambiarlas o conservarlas precisamente por lo mismo, a pesar de no poder construir nada con ellas dada su escasez y disparidad. Pero, en ese segundo lote de piezas me llegaron también, entre otras de origen incierto, algunas del automóvil Energón, de la serie Titanium, aunque solo dos exclusivas suyas. Me pareció una pena que no fueran más; pero eran las dos rojas que en algunas naves Titanium hacen de patas, y, tenteando un par de años más tarde, pensé que sumándolas a las verdes y algunas otras quizá podría, en forma al menos, aproximar una construcción a la nave Arkaner de que provenían las primeras. ¿Cómo combinarían el verde claro y el rojo?



¿Cómo combinarían? Pues fatal; sobre todo porque eran superficies muy grandes de cada uno de los colores. Estaba usando los patines del helicóptero Escorpión como patas en los extremos de las piezas rojas, lo que también quedaba muy mal, tanto formal como cromáticamente. Iba a desestimarlo y desmontarlo cuando me dije que quizá quitando los patines y sosteniendo la nave sobre las patas sin nada en su base funcionaría mejor; pero aunque lo hiciera, que lo hice, no esquivaba el problema del color. Así que eliminé luego esas patas de color rojo y busqué acercar los patines al fuselaje sin más prolongaciones...



Y así es como llegué a la solución que presenta mi variación Arkaner Army.



Pensaba relacionar en este artículo en detalle las diferencias; pero son tantas pequeñas que no creo que merezca la pena hacer tal esfuerzo. Mejor dejaré que las imágenes hablen por sí solas para que cada uno haga su comparación con la Arkaner original.



Arkaner es un modelo con un extraño atractivo; pero, en mi opinión, aunque resulta bastante más colorida, la variación a la que se dedica este artículo no desmerece. Tanto por su baja altura al aterrizar y sus patines más discretos como por sus alerones de inclinación variable en la cola y los propulsores de sus alas, que parecen más duros, más militares.






martes, 15 de mayo de 2018

Espacio 1999.
Viajes en Luna.


Modelo de creación virtual inspirado en las naves Águila de Espacio 1999. Cosmic.
20 de junio de 2014.

La serie de televisión Espacio 1999, de 1975, fue emitida en España (reemitida, supongo) a principios de los años 90 con la entrada en el país de las primeras emisoras privadas. Desde que la viera entonces me ha tenido en situación de indecisión con respecto a si me gustaba o no, imagino que por su estética anticuada, el argumento y el guión muy elaborados de sus capítulos, y, cómo no, por mi situación personal adolescente. El caso es que yo la veía cada día aunque siempre me decía que le faltaba algo de gracia en el decorado, la vestimenta y la acción de que hacía escasa gala por lo contenida que era. Es de esperar que a mi edad quizá buscase aventuras algo más movidas.



Sus naves no me gustaban más allá de la forma de la cabina. Me parecían de estructura demasiado paralelepípeda aburrida. Como si fueran un puente con esas cerchas tubulares y esas patas de aterrizaje que, por favor, ¡no se recogían al despegar! Este último detalle era prácticamente un sacrilegio para mi concepción futurista de los vehículos espaciales y la velocidad; pero mi concepción no tenía en cuenta que se desenvolvían en un ambiente carente de atmósfera y que, por tanto, no necesitaban de la más mínima forma aerodinámica, así que no importaba si el tren de aterrizaje quedaba fuera, lo que sería energética y estructuralmente más económico. Es más, a día de hoy me sigue extrañando y pareciendo algo feo que las naves que llegaron a la Luna realmente en los años 70 tuvieran formas tan alejadas del aerodinamismo necesario para alcanzar altas velocidades en la atmósfera terrestre; formas que, por ese motivo, relacionamos con la velocidad y a las que estamos acostumbrados no solo en vehículos aéreos, sino también terrestres de carretera.



He encontrado a lo largo de mi vida mucha gente que ignoraba y que ignora la existencia de esa serie en la que una explosión nuclear arrancó la Luna de su órbita a gran velocidad y los astronautas de su base no tenían posibilidad de controlar su viaje por el espacio, y aún muchos años más tarde me ha seguido gustando esa especie de exclusividad de saber de cosas que otros desconocen; cosas minoritarias por las que me llamaban raro, lo que me molestaba bastante hasta hace una década (pocos años después de que dejara de molestarme y empezara a considerarlo un privilegio a pesar de los tonos peyorativos, por motivos de rapiña, el mercado del consumismo puso de moda ser raro, ser freak, freaky o friki y ahora ser raro es otra cosa; aunque el mercado interesado lo ha orientado de tal manera que casi nadie lo ha entendido y en general lo limitan a unos ámbitos más o menos concretos).



De cualquiera de las maneras, hacia 2014 hice algunos bocetos para construir con TENTE inspirándome en las naves Águila de la serie, tomando finalmente para el modelo la cabina cerrada que nació para la serie Titanium en 1988, que es la que más se acerca a esa forma de cabeza de serpiente que tienen las citadas naves. Desde luego, en mi creación solo cabría un tripulante, por lo que su escala proporcional iba a ser muy inferior a las de la serie, en las que cabían más de dos; pero a mí me importa más la similitud conceptual que la formal.


Versión blanca inicial del modelo digital inspirado en las naves Águila de Espacio 1999. Cosmic.
Junio de 2014.

A la primera versión que construí le di color blanco integralmente (excepto a las toberas) para que se semejara más a los modelos de inspiración. Esa versión fue la que presenté al reto TENTExpress de entonces; pero dos cosas me hicieron probar después a darle otros colores: mi imposibilidad de construirla físicamente totalmente en color blanco y el hecho de que así resultaba algo sosa, al menos en la prueba digital. Hice una variación con colores blanco, azul y rojo, y luego otra que quedó como definitiva con tonos neutros solamente.



Para febrero de 2016 ya la tenía por fin construída con piezas reales, resultando ser una nave bastante más alargada de la idea que me hacía con los modelos virtuales. No hay nada como ver las cosas en la realidad.



Para febrero de 2016 ya la tenía por fin construída con piezas reales, resultando ser una nave bastante más alargada de la idea que me hacía con los modelos virtuales. No hay nada como ver las cosas en la realidad.



De igual manera, tuve que modificar de nuevo algunos detalles de color de la misma para ajustarla a mis existencias, ya sean los cromados de las patas como algunas partes previstas blancas que acabaron grises y viceversa, y la placa plana del final del cuerpo, ante la zona de motores, que la preví en color gris claro y quedaba mejor en oscuro.







Nave Águila en el trayecto de una misión.

sábado, 5 de mayo de 2018

Caza de la serie V.
¿"V" de "visitantes" o de "victoria"?


Caza de los visitantes de la serie V con piezas de TENTE. Retoque digital.
Cosmic. 6-8-2013.

Este modelo fue creado para uno de los retos tenteros: construir algo relacionado con alguna serie de televisión. Mi elección fue una de mis series predilectas de la década de 1980: V.


Construcción real con las piezas de que disponía.

Como hiciera con otros, lo comencé a construir virtualmente, pero en esta ocasión tuve que dejarlo a medias y pasar directamente a las piezas físicas, porque los ángulos de algunas partes me empezaron a complicar la construcción en el ordenador. Aún así, no dejó de darme ciertos problemas en la zona del capó para introducir las bisagras que requería, con el espacio más que justo.



En los retos no suelen estar permitidos los retoques digitales, y como no contaba con las piezas oportunas en el color necesario, me vi moralmente obligado a presentar el modelo con los colores surtidos de la construcción original junto a los retoques digitales que hice como muestra de la verdadera intención cromática.



En una de las tomas incluí un muñeco de la serie Titanium que hiciera de piloto del caza. La intención no era otra que poder después darle al conjunto una pincelada más para asemejar su uniforme al de los extraterrestres de la serie de televisión a la que hace homenaje gracias al retoque digital. Obviamente, la nave fue tratada de forma equivalente tanto en esa como en el resto de las tomas.



Pese a que parece un auténtico juguete de la época, es una pena que no tuviera el espíritu de modelo comercializable con que me gusta hacerlos. Esto es así porque, para conseguir un aspecto exterior con suficiente similitud a los cazas de la serie, la sujeción de la carrocería era necesariamente inestable. En manos de un niño poco cuidadoso habría sufrido continuos desmontajes de las piezas que forman las pequeñas alas laterales. Estas piezas con forma casi de letra "L" se sujetaban escasamente gracias a las cuñas redondeadas de las chimeneas de barco de la serie Mar que coloqué detrás en posición vertical, y cuya inclinación coincide con la de el lado largo de la otra pieza. Esto en sí constituye uno más de tantos descubrimientos que se hacen en las relaciones entre piezas del juguete, aún años después del cese de su fabricación. Por desgracia, debido a sus respectivas formas, la presión que pueden hacer unas sobre las otras para sujetarlas es escasa.




martes, 1 de mayo de 2018

Excavadora.
Del papel al plástico pasando por el mundo digital.


Excavadora. Cosmic.
Boceto y construcciones virtual y física respectivamente.

Este modelo pretendía ser, desde su concepción en papel, un modelo más o menos pequeño, con tinte comercializable, como me gustan los modelos (si aún se fabricaran nuevos modelos de Tente para comerciar más allá del mercado de segunda mano, claro). La idea de base la componían solamente los dos tacos de doble eje para cuatro rodamientos y sus dos cadenas del modelo Red Wolf, de la serie Cosmic, y dos hidráulicos que sostuvieran una pala, de mi ejemplar de Space Walker (serie Cosmic también) [ver ambos]; la parrilla amarilla del Roblock X-Tronic [ver]; y un asiento para el trabajador. Ese fue el germen mental de los someros bocetos que hice en papel.



Me gustó la idea de anclar los hidráulicos directamente a la parrilla para hacer el modelo lo más enjuto posible. Una genialidad que nunca había visto, pero que ya había usado Exin en un pequeño modelo de la serie Pocket (referencia 0316, del año 1990) en cuyo detalle no me había fijado hasta después de construir mi modelo con piezas físicas reales.


Excavadora. Cosmic.
Construcción virtual del 15 de junio de 2013.

Aunque ya lo valoré en el boceto previo, no lo tuve del todo claro hasta que construí el modelo virtualmente. Al verlo, opté por dejarle la pala más ancha, pasando de estar formada por dos piezas angulares inclinadas (tipo "asientos" de la serie Astro) como la del modelo Combi Explanadora a formarse por esas dos más una intermedia. Esto le daba más relevancia al modelo, puesto que, al tener el brazo excavador en la parte posterior y por las dimensiones de las cadenas oruga, la pala pequeña delante quedaba estéticamente desequilibrada (y quizá físicamente en caso de poderse hacer un vehículo de obras a partir de este pequeño modelo).



Cuando lo tracé en papel le di varias vueltas tanto ahí como en la visualización mental que me iba haciendo del modelo. Estimé una forma de articular más el brazo del cazo en su unión al chasis, pero era muy rebuscada y compleja, lo que estropeaba la sencillez que pretendía para este modelo. La forma básica inicial era mucho más apropiada, haciendo pasar la mitad de una de las hojas de una bisagra bajo una placa de cuatro por un módulos.




Al dibujarla no tenía claro como hacer el anclaje del propio cazo al brazo excavador. La primera opción que desarrollé para ello ya en el ámbito digital, de la que no muestro imágenes, la mejoré uno o dos días más tarde de hacer los primeros renderizados, dejándola mucho más limpia de formas, aunque, eso sí, contraviniendo una especie de norma de estilo no escrita que parecían tener los diseñadores de Exin y, quizá, también Borrás: mi modelo tendría una parte del brazo excavador mostrando la parte inferior de algunas placas que lo componen en lugar de mostrar íntegramente el lado superior de los tetones y el nombre del juego. A pesar de ello, sigue resultando más atractivo que la extraña y, en una supuesta práctica real, poco adecuada forma para el trabajo que tenía antes. Además, la nueva permite escamotear el cazo bajo el chasis de la máquina, quedando muy recogido mientras no fuera necesario su uso.


Excavadora. Cosmic.
Construcción con piezas físicas del 16 de marzo de 2016.



Para la construcción real me vi en la disyuntiva de pintar un par de piezas, en contra de mi parecer, ya que no tenía piezas esquinera de color negro para los remates de la pala. Además, tenía dos sueltas que ya eran de color dispar de por sí, así que, sin contar al menos con una pareja de un color concreto, no creía poder darles uso en otro modelo. Aunque, como puede verse en las imágenes, no quedaron todo lo bien que me habría gustado, en adelante las podría usar, porque tiendo a hacerlos de forma principalmente simétrica.




La manguera negra que accionaría las articulaciones del brazo excavador no tuve manera de incluirla en el modelo virtual con el pequeño equipo con que trabajo este ocio, a pesar de intentarlo con un par de aplicaciones creadas para ello, así que tuvo que esperar a ser incluída cuando lo construí físicamente.



A parte de ese, también tuve que realizar un pequeño cambio en las placas pequeñas que flanquean al trabajador, ya que no cuento con piezas lisas de ese tamaño suficientes para reproducir el modelo creado virtualmente. Aún así, no quedó nada mal la recreación del diseño.



jueves, 26 de abril de 2018

Oblivion.
Adaptación a un juguete de concurso.


Nave Oblivion. Cosmic.
Construcción virtual del 5 de junio de 2013.

La película Oblivion, estrenada el 12 de abril de 2013 prometía. Me prometía, porque hacía tiempo que no se hacían películas de ciencia ficción; pero me decepcionó. No obstante, algo había en ella que me atraía. Quizá fuesen el argumento, el ambiente... Y el vehículo que utilizaba el protagonista para trasladarse de un lado a otro en pos de su misión. Así que lo utilicé de excusa para mover mi mente tentera.



La adaptación no fue del todo fácil, contando además con que era eso, una adaptación a las características del juguete y no el producto de la pretensión de una fidelidad con el modelo de la película, que ya tiene sus ligeras diferencias con el de la novela gráfica en que está basada.



Por eso las esferas que sustentan la nave en vuelo, a parte de por el problema de la unión a la estructura principal con las piezas con que cuenta el juego, se convirtieron en semiesferas con piezas traseras a modo de propulsores que, a mi parecer, le dan un aire más lógico como modelo jugable y más práctico como modelo comercializable de Tente por la mayor versatilidad de las piezas que compondrían el conjunto para usarlas en modelos alternativos, como proponen las imágenes de las traseras de las cajas y de las instrucciones de los viejos modelos producidos en las décadas de los años 70 y 80.



El modelo blanco tendría su encanto, pero no cuento con las piezas oportunas íntegramente en dicho color y la finalidad del 3D virtual es muchas veces para mí hacer de "cuaderno de bocetos" o "mesa de testado" para comprobar la viabilidad y atractivo del modelo antes de montarlo con piezas reales. Por eso, para hacerme una idea, hice el experimento de aplicar color a las piezas siguiendo de memoria las existencias cromáticas de mi haber físico.


Nave Oblivion. Versión a color construible con mis piezas en la fecha de su concepción. Cosmic.
Construcción virtual de junio de 2013.




Además, estas imágenes facilitan la apreciación de las formas del modelo, ya que en las del modelo en color blanco se confunde este con el suelo de fondo y sus sombras. Quizá también incluso las piezas concretas con que se ha construído.



No había llegado, sin embargo, a construir el modelo con piezas físicas reales cuando en un nuevo foro tentero, que se había hecho más activo que el preexistente, se planteó un reto entre los aficionados. Este consistía en mostrar modelos de creación propia construidos exclusivamente a partir de las piezas de algún modelo comercial de Tente. Me apetecía participar, pero, como es costumbre en mí desde hace más de una década, contaba con poco tiempo para desarrollar nada. Así fue como se me ocurrió empezar con la caja que contiene la mayoría de las piezas que había pensado tomar para la construcción de esta navecilla, adaptando con las restantes lo que no se pudiera hacer igual.


Nave Oblivion. Construcción física adaptada para concurso empleando solamente piezas de un set original.
Cosmic. 5 de octubre de 2013.



El hecho de que tanto sus propulsores distanciados como sus alerones laterales sean orientables le confieren una maniobrabilidad difícil de igualar. Eso unido a sus cañones orientables lo convierten en un pequeño caza bastante peligroso a pesar de no ser quizá muy veloz.



El modelo de origen fue la Base Espacial Andrómeda, de la serie Cosmic [ver]. Como quedaban tantísimas piezas sobrantes y parte del reto era ajustar en la medida de lo posible a la cantidad de piezas totales, me propuse hacer algo más con ellas. Así es como intenté hacer una pequeña base para la nave, aunque no contaba con tantas piezas en el set como para elevar la plataforma para que flotase sobre el vacío como en la película, y se me ocurrió que sería suficiente con que quedase un poco separada del suelo.


Conjunto Oblivion: Base y nave.
Cosmic. 5 de octubre de 2013.

De cualquier forma, quería que esta base tuviese cierta relación con la de la película, así que busqué cómo ponerle habitaciones que cumpliesen las funciones que aparecen en la misma. Así, preparé un habitáculo en la planta baja y una sala, abierta, en la azotea a modo de torre de control, accesible a través de una escalera construida a base de bloques con chaflán puestos hacia adentro.



¿Y qué hacer con las ruedas... Pues otro vehículo que bien puede hacer funciones de mantenimiento en la base o repostaje de la nave. Vehículo que resultó un tanto simplón por la falta de tiempo, todo sea dicho.



Los personajes bien podrían ser humanos, como en la película; pero el set es de la serie Cosmic, y, por tanto, viene con extraterrestres verdes (casi transparentes en este caso, aunque para las fotografías usé una pareja de opacos de otro modelo por motivos prácticos, ya que los transparentes del set están en su mayoría deteriorados en la pieza de articulación entre el tronco y las piernas). Además, me resultan muchísimo más simpáticos estos hombrecillos de otro planeta que los pilotos de helicóptero serie Aire y robots gigantes serie Roblock, que es la alternativa que podría haber usado para darle más similitud al modelo con la película de inspiración.





Como en todo, con frecuencia el tener unos medios limitados espolea la creatividad. En el caso de los juegos de construcción, es el tener una cantidad y/o unos tipos de piezas limitados lo que hace surgir construcciones que de otra forma no se nos habrían ocurrido. Sin estas limitaciones habríamos resuelto las formas o problemas con mayor comodidad, haciendo uso de recursos preestablecidos o, por lo menos, conocidos por experiencia. Esto está bien, ya que da origen a cosas inesperadas que enriquecen tanto a la obra como al creador y, aunque menos, también a los espectadores.


Piezas del set de origen que quedaron sin usar en la cuna de su caja original de Tente. Aproximadamente 105 de las 555 totales.