TENTE

TENTE, UN GRAN NOMBRE EN JUEGOS DE CONSTRUCCIÓN.
Exin, Borrás, Hasbro, Colecciones y Modelos de sus series Astro, Ruta, Mar, Oceanis, Aire, Scorpion, Cosmic, Roblock, Titanium, Alfa, Combi, Variant, Pocket, Mini y Micro.

jueves, 24 de enero de 2013

TENTE Roblock 0798.
El poderoso.


TENTE Roblock 0798. Krator. Exin. 1986.

A pesar de que en mi lista de los más deseados modelos de TENTE que relacioné en mi carta a Sus Majestades los Sabios Reyes de Oriente no figuraba este modelo, es el que apareció para mí la mañana del día 6 de enero de este 2013. Supongo que por circunstancias del mercado.



Como sus hermanos de serie, se trata de un modelo transformable. Este, de 245 piezas, negras en su mayoría, se convierte de robot a nave espacial, para lo que en lugar de dejar el pecho hacia abajo, como es lo más habitual, lo deja hacia arriba, y pliega las piernas una contra la otra por la altura de las rodillas. Es una transformación particular, aunque deja poco espacio a la sorpresa, ya que toda la parte más visible, la superior de la nave, pasa a ser la frontal del robot, la cabeza no cambia de posición (de hecho no está articulada) y los brazos solamente se pegan a los lados del tronco. La cara inferior de la nave es prácticamente plana y negra, sin ningún elemento ni interés estético más que el que puede formar su tren de aterrizaje, compuesto por tres pares de ruedas. Por todo esto resulta un robot muy estrecho.





Lo realmente interesante es la pieza que emite luz y sonido de su pecho y su cabeza simiesca; que es, a su vez, la cabina cuando se configura en modo de nave. Sus dos parabrisas fueron los primeros que conocí con ese cristal de su bonito y atractivo color rojo, cuando le regalaron un ejemplar a uno de mis primos entre mediados y finales de la década de los años ochenta. Juntos jugábamos en la oscuridad de la casa de nuestra abuela común al construir las pequeñas naves que proponen los diseñadores de su Krator y mi X-Tronic [ver] respectivamente, que, además, resultan gemelas. Estas se conforman solamente con una cabina, la pieza electrónica blanca para el cuerpo del fuselaje, un par de alerones también blancos y dos toberas negras traseras. Desgraciadamente su ejemplar acabó tristemente en algún vertedero junto a otros modelos pasado el año 1995, cuando, tras ser heredado por otros primos menores, su madre se hartó de ver piezas esparcidas por el suelo. Para ellos, como para muchos niños, no era una prioridad recoger los juguetes.



En las fotografías de mi Roblock se aprecian dos particularidades en los adhesivos. La primera, que uno de ellos lo he colocado en un lugar distinto al propuesto en las instrucciones de montaje (a la izquierda en lugar de a la derecha) porque encaja mejor y enriquece ese lado. La segunda, que no he instalado los adhesivos de la pieza con luz y sonido del pecho. Esto último es porque esta pieza, y un alerón blanco, al estar expuestos en su caja a la luz, sufrió los dañinos efectos de los rayos solares en algún escaparate durante meses o años.

4 comentarios:

  1. Tiene pinta del malo de la película, muy buenas las fotos.

    ResponderEliminar
  2. Asi que los reyes magos todavía traen Tente a los niños.Lo tendré en cuenta para el próximo año.
    El Krator me parece uno de los roblocks más imponentes por su tamaño y por su cabeza.Es cierto que por su cara parece un simio con el pelo afro.Además esa postura,con la curvatura de los muslos hacia afuera le da más fuerza al modelo.Es un poco soso por detrás pero se lo perdono.
    Por cierto Cosmic,creo que el numero de piezas está mal.
    Un saludo y disfrútalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JEJEJEJEJE. Sí, Ddog, toma nota.
      Por cierto, es verdad que el número de piezas estaba equivocado. Son 245, no 145. Gracias por la puntualización.

      Saludos.
      Cosmic.

      Eliminar